Vídeo: Operativo de emergencia en Japón para evitar una fusión en Fukushima

17 de Marzo de 2011

Los camiones cisterna que la Policía de Tokio mantiene en la puerta de la central sólo están esperando la orden de entrar. Ya da igual la radiación que puedan sufrir los técnicos, da igual que haya 17 trabajadores contaminados, porque bombear agua desde tierra es la última opción para evitar el desastre. Desde el aire los helicópteros luchan contrarreloj intentando enfriar los reactores. Sobre todo el 3 y el 4, los más afectados y que están a punto de quedar al descubierto en la piscina. Si se quedan sin agua, las barras de residuos podrían fusionarse, lo que dificultaría las tareas de los operarios ya que los niveles de radiación serían demasiados altos. El Ejército estadounidense también está de camino. Once vehículos especiales inyectarán más agua. Así lo ha confirmado Obama por teléfono al primer ministro japonés. El pánico se está extendiendo por todo el mundo que comprueba atónito como se parecen los reactores destrozados, raquíticos,  al esqueleto que quedó de Chernobil. Para no repetir los errores las autoridades siguen evacuando a las poblaciones más cercanas a la central. Otras 28.000 personas han sido evacuadas.