Vídeo: La operación en Mali causa tensiones en la Unión Europea

20 de Enero de 2013

La operación en Mali está causando resquemor en los pasillos de la Unión Europea. La semana pasada estaba claro que las milicias islamistas que ya han tomado el norte de Mali estaban a punto conquistar el sur. La Unión Europea había aprobado una operación para el otoño. El presidente francés pensó que alguien tenía que actuar ya, y que tenía que ser Francia"Francia es la potencia colonial de referencia en la zona. Tiene 5.000 nacionales viviendo allí y tiene interesas comerciales. Por razones políticas y comerciales ellos tienen que intervenir", explica Félix Arteaga, analista del Real Instituto Elcano.El presidente Hollande esperaba que los demás le siguieran, pero pasan los días y a Mali sólo llegan soldados franceses, unos 2000 por el momento, y africanos.. Bélgica es el único país europeo que mandará tropas de combate, unos 70 soldados.  El resto, ofrece ayuda humanitaria o logística. Alemania, por ejemplo, envía un avión, igual que España."Ellos han puesto en marcha la operación sin contar con nadie, se han lanzado a la piscina solos. Ahora, el resto de países están viendo si hay salvavidas, tiburones, a qué distancia está la escalera de salida....", dice Arteaga.Así que llegan los reproches. Francia cree que le dejan sola ante un problema, el islamismo radical, que afecta a todos. La crítica más cruda la lanzó esta semana el líder de los verdes franceses. "No hay más que soldados franceses allí. Y lo que se dice a los franceses es: 'Nosotros os mandamos unas enfermeras y a vosotros que os maten", aseguró en el Parlamento Europeo Daniel Cohn-Bendit.Esa mención pone en un segundo plano el papel de ayuda humanitaria. Las ONGs que llevan años trabajando en Mali destacan la importancia de este trabajo más silencioso."Sí tiene un valor a largo plazo de desarrollo del país. Es un trabajo menos visible, pero creemos que tiene más peso", explica Sagrario Martín, de Médicos del Mundo.Una labor en profundidad que se verá afectada por la rápida intervención francesa, cuyas consecuencias en los actores implicados están por ver.