Vídeo: Obama y Putin, enfrentados por la guerra de Siria en la cumbre del G8

17 de Junio de 2013

A orillas de un lago, de fondo, los verdes campos norirlandeses. Anfitrión e invitados, en mangas de camisa. Ambiente distendido para una cumbre con posturas enfrentadas. Primer escollo: Siria. Barack Obama apuesta por la ayuda militar a los rebeldes y por una zona de exclusión aérea, al estilo de la de Libia.  Reino Unido es su principal apoyo. Pero enfrente tienen a Putin, aliado de Bachar el Assad. En vaqueros, llega dispuesto a pelear. Se opone frontalmente a la intervención extranjera. Mientras, el dictador sirio advierte que si Europa exporta armas a los rebeldes, pagará con más terrorismo. Pero aquí, nadie se fía de nadie. Hoy hemos sabido que el país anfitrión espió a todas las delegaciones participantes en otra cumbre, la del G20 hace cuatro años. Los agentes rastrearon las comunicaciones, desde esta llamada de Cristina Fernández, hasta el mensaje que escribía Felipe Calderón. Los más vigilados, Rusia y Turquía. Hasta construyeron cibercafés para leer los mensajes de los participantes. El objetivo, que el entonces primer ministro británico Gordon Brown llegara con ventaja a la mesa de negociaciones en plena crisis financiera mundial. Es la nueva revelación del exagente de la CIA, Edward Snowden, al diario The Guardian. David Cameron no lo ha desmentido. Se ha limitado a decir que todo lo que tiene que ver con la seguridad nacional es secreto.