Vídeo: Obama culpabiliza a la petrolera BP de la marea negra en Luisiana

3 de Mayo de 2010

El equipo de guardacostas ha sido el primero en estrechar la mano de Barack Obama. Desde Luisiana el presidente ha hablado sin tapujos de lo que asegura podría llegar a convertirse en un desastre ecológico sin precedentes en EEUU. El vertido sigue avanzando hacia la costa cada vez con una extensión mayor por los 800 mil litros de crudo que se vierten día a día al mar. Obama ha vuelto a insistir en que la petrolera responsable pagará todo el coste de las tareas de limpieza. Un castigo que desde BP recogen con un propósito de enmienda. Aseguran que están trabajando duro y que podrían aportar una solución de urgencia antes de ocho días gracias a una estructura con forma de cúpula gigante que ya está construida y que serviría para contener la salida del crudo. Una esperanza que se desvanece rápidamente cuando nos acercamos a los humedales donde ya ha llegado el chapapote que hace cundir el desánimo una vez en tierra. El turismo de la zona se espera lo peor y los pescadores asumen que podrían quedarse sin faenar en estas aguas durante más de dos años. El desastre lo completa la aparición de las primeras aves manchadas de petróleo y la sospechosa muerte de 16 tortugas durante los últimos dos días. La autopsia dirá si están relacionadas directa o indirectamente con la marea negra