Vídeo: Muere Whitney Houston

12 de Febrero de 2012

Era la década de los 80 y con 24 años Whitney Houston cantaba aquello de quiero bailar con alguien que me quiera. Tenía toda una exitosa carrera musical por delante y también un abrupto final, a los 48 años, en la bañera de un hotel de Beverly Hills. La artista iba a acudir a una cena previa a la gala de los Grammy y minutos antes de ser hallada inconsciente su madre asegura que habló con ella y no percibió nada extraño. Los intentos por reanimarla fracasaron. Poco después, el cuerpo de la cantante era trasladado en esta furgoneta forense; sus fans, confusos, apenas podían articular palabra. La vida de Whitney Houston estuvo, desde el principio, marcada por la música. La llamada reina del soul, Aretha Franklin, fue su madrina. Y de pequeña cantó en su iglesia, donde ya daba pruebas de su potente voz. Sus primeros discos fueron acogidos con entusiasmo por la crítica y el público, pero fue en 1992 cuando alcanzó la fama mundial con la película 'El Guardaespaldas'. El tema principal de su banda sonora quedó grabado a fuego en la memoria colectiva. Desde entonces, el éxito se convirtió para ella en un trampolín hacia el vacío. El éxito, su coqueteo con las drogas y su matrimonio con el también cantante Bobby Brown, de quien acabaría divorciándose en 2006. Él le llegó a partir un labio y ella le abrió la cabeza con un teléfono. En los últimos años, perdió la magia que una vez tuvo y los trabajos que sacó adelante no funcionaron como se esperaba. Ahora, tenía pensado regresar de nuevo a la escena, y aunque no tuvo tiempo de hacerlo, nosotros la recordaremos siempre al escuchar su voz.