Vídeo: Miles de chiíes celebran el Día de la Ashura en Pakistán, Afganistán e Iraq

24 de Noviembre de 2012

A ojos del extranjero, la Ashura se muestra como una celebración de dolor y de sangre, pero en Iraq, Pakistán o Afganistán, con presencia de una importante comunidad chií, la Ashura es, sobre todo, un momento de paz. Se trata de la principal celebración religiosa de los chiitas, marcada en el primer mes del calendario musulmán para recordar la figura del imán Hussein, nieto de Mahoma, y mártir al caer en combate junto a 72 seguidores en el año 680. Para rendirle honores los chiitas llevan a cabo un ritual de flagelación. Cuanto más ensangrentadas están sus espaldas más devoción demuestran. En el Día de la Ashura está prohibido luchar: su nombre deriva de 'haram', prohibido, y algunos musulmanes ayunan durante todo el mes, igual que en el Ramadán. Las medidas de seguridad forman ya parte de la celebración. Grupos radicales suníes amenazan cada año con sabotear la Ashura mediante ataques contra los chiíes. En esta ocasión, al menos siete personas han perdido ya la vida en Pakistán tras la explosión de una bomba, al paso de una de las procesiones chiíes.