Vídeo: Media Europa cubierta por las cenizas volcánicas

18 de Abril de 2010

La nube de ceniza del volcán islandés Eyjafjalla continúa su imparable avance hacia el sur, este y sureste de Europa estrangulando a su paso el espacio aéreo, colapsando de rebote el transporte ferroviario y sumando miles de millones de euros en pérdidas. Algunos vulcanólogos creen que las cenizas podrían causar  problemas en el tráfico aéreo durante cerca de seis meses si la erupción  continúa, pero incluso si ésta acaba pronto, el impacto económico  para las aerolíneas podría ser importante.El volcán ha entrado en erupción en cinco ocasiones desde el siglo  IX. La erupción que comenzó este miércoles es la segunda que se  produce durante el último mes y ha lanzado a la atmósfera una columna  de ceniza de entre seis y once kilómetros de altura. Según una radio  islandesa, parte de la carretera que rodea la isla ha quedado  cubierta, y al este del volcán hay decenas de hectáreas de tierra  cubiertas con una capa de ceniza. Según el servicio de guardacostas de Islandia, la potencia de las  erupciones está reduciéndose en las últimas horas, y un experto de  este país indicó que la erupción podría remitir en los próximos días,  aunque el portavoz del Gobierno previno que las cenizas  continuarán a la deriva en el cielo europeo. Las cenizas volcánicas contienen pequeñas partículas de cristal y  roca pulverizada que pueden dañar los motores y la estructura de los  aviones. En 1982, un avión de British Airways perdió fuerza en todos  sus motores y planeó hacia el suelo al entrar en una nube de cenizas  cuando sobrevolaba Indonesia, aunque luego logró reiniciar los  motores. Este incidente llevó al sector de la aviación a replantearse  la manera en que se debe actuar ante este tipo de fenómenos.