Vídeo: Las lluias torrenciales denjan en Brasil un centenar de muertos

7 de Abril de 2010

Desde hace más de 24 horas en Río de Janeiro no para de llover, un torrencial aguacero que está teniendo trágicas consecuencias. Los corrimientos de tierra en los cerros abarrotados de favelas han dejado hasta el momento 95 muertos, 106 heridos y miles de damnificados. Lo peor es que continúa lloviendo y puede seguir así más días. El presidente brasileño, Lula de Silva, ha dicho que sólo queda pedirle a Dios que amaine la tempestad. El aguacero dejó sumergidas grandes áreas de Río de Janeiro y su área metropolitana, pero la peor parte se la han llevado los poblados habitados por gente humilde.Allí la lluvia sigue sin dar un respiro en medio de un goteo incesante de cadáveres. Cada hora que pasa crece el número de fallecidos. Son retirados uno a uno de entre el lodazal en el que se han convertido los cerros de Río de Janeiro. Estas colinas, sobre las que se levantan sin control las favelas cariocas, son las principales áreas de riesgo por unos corrimientos de tierra que continúan produciéndose para temor de todos. De ahí proceden la mayoría de las víctimas. Unas laderas extremadamente peligrosas por las lluvias, en las que viven unas 45.000 personas, y que el alcalde de Río quiere que sean desalojadas de inmediato a pesar de los escasos refugios que se ofrecen de momento.   Según los expertos, en las últimas 24 horas ha llovido más del doble de todo lo que se esperaba en el mes de abril. Un temporal sin precedentes que mantiene sin luz ni agua a millones de habitantes y que no remitirá hasta mañana jueves.