Vídeo: Hungría trabaja contrarreloj para contener un segundo vertido tóxico

11 de Octubre de 2010

En Hungría, las autoridades parecen dar por hecho que la otra balsa de lodo rojo se va a resquebrajar de un momento a otro. La Unión Europea ha mandado a varios expertos para acelerar la limpieza, mientras en la zona por donde se espera que pueda escaparse un segundo vertido, se trabaja contrarreloj para contenerlo. Los operarios que construyen el dique salvador cuentan con un enemigo y un aliado. El enemigo es el tiempo. Deben correr, porque hay pocas dudas de que los muros de la balsa cederán y se producirá una segunda riada tóxica. El aliado es también el tiempo, pero el atmosférico. Gracias al ambiente soleado de las últimas horas, las grietas no han crecido como se pensaba. Pero las previsiones anuncian lluvias en dos o tres días. Se cree que el nuevo vertido será más espeso y apenas llegará a las puertas de Kolontár, que ya ha sido evacuado. Por si acaso, los seis mil habitantes de esta otra población, Devecser, están preparados para huir en cualquier momento. En la zona pocos aceptan las condolencias ofrecidas por los propietarios de la represa a las familia de los siete muertos y a los centenares de afectados. La metalúrgica reitera que pagará compensaciones "en proporción a su responsabilidad".