Vídeo: Grandes crisis humanitarias de hoy

7 de Diciembre de 2013

En los años setenta,  el dictador Jean Bedel Bokassa se gastó 15 millones de euros en autoproclamarse emperador de la República Centroafricana. Desde entonces, ese país en el corazón de África ha vivido un sobresalto detrás de otro,, El último fue hace nueve meses, cuando un grupo rebelde llamado Seleka dio un golpe de estado...Ese golpe exarcerbó tensiones religiosas, porque los rebeldes son musulmanes y el 80% de los centroafricanos son cristianos.  Parte de la población ha formado grupos de autodefensa para enfrentarse a los rebeldes en las calles. La ONU ha alertado de que puede haber un genocidio. 400.000 personas ya han tenido que dejar sus casas. "El desplazamiento masivo y anárquico de la población hace que vivan una situación muy precaria", explica Albert Caramés, representante de Médicos sin Fronteras en el país.Esa tensión entre cristianos y musulmanes en la república centroafricana se vivió durante décadas en un país vecino, Sudán, escenario de otra crisis humanitaria. En Sudán la población estaba claramente dividida: musulmanes en el norte y cristianos en el sur. Hace dos años el sur se separó, gracias a un referéndum que impulsó la comunidad internacional.  Pero el nuevo país tiene ahora un serio problema: las diferentes etnias cristianas, que en su día se unieron contra los musulmanes, se enfrentan ahora entre ellas "El conflicto étnico es parte de la historia, no cambia de un día para otro, pero ahora hay que trabajar en construir lazos", dice Ferrán Puig, director de Oxfam Intermón allí. África sigue siendo el principal escenario de las grandes crisis humanitarias, pero hay otros escenarios que no debemos olvidar, como Siria, donde las protestas de la primavera árabe derivaron hace dos años en una guerra civil que ha dejado 100.000 muertos O Filipinas.. La provincia de Leyte, en el centro de la archipíelago, quedó completamente arrasada por el tifón Haiyan, también llamado Yolanda.. Mañana se cumple un mes de esa tragedia, que dejó 5.700 muertos.