Vídeo: Francia sigue en pie de guerra

23 de Octubre de 2010

Alrededor de cien trabajadores de la industria petroquímica tomaron este sábado una refinería al oeste de París, en una de las pocas protestas celebradas hoy tras la aprobación por el Senado de la reforma de las pensiones. Esta reforma, que eleva la edad de jubilación de 60 a 62 años, fue aprobada de urgencia en la Asamblea Nacional el mes pasado y en el Senado en segunda votación, ya que el Gobierno recurrió a un procedimiento especial para acelerar la aprobación en el Senado. El Parlamento la ratificará el próximo miércoles. Los manifestantes se congregaron en el parque situado en las inmediaciones de las instalaciones, en un día lluvioso, en el que aseguraron que todavía pueden obligar al presidente, Nicolas Sarkozy, a dar marcha atrás en las reformas. Aluden a precedentes históricos de leyes que fueron aprobadas y después retiradas, como la del presidente Mitterrand de 1982, con la que pretendía abolir las escuelas públicas o una de 2006 que pretendía establecer un contrato precario para jóvenes menores de 26 años.