Vídeo: Un final feliz en Siria

28 de Agosto de 2013

'Alá es grande'. Así celebran los vecinos de esta aldea, en el suroeste de Siria, lo que es casi un milagro. Este padre ha recuperado a su hijo, sano y salvo, después de haberlo dado por muerto en el ataque químico. Los vecinos le sujetan al abrazar al pequeño, la emoción le desborda todavía en estado de shock, está a punto de desmayarse. Minutos después más tranquilo, ya está preparado para el reencuentro. Sonríe y coge a su hijo en brazos.Ahora llegan las lágrimas del pequeño pero recibe el consuelo de un padre que casi no se cree que esté vivo. Le besa, le mira fijamente una y otra vez, como si quisiera asegurarse de que no está soñando porque más de 1.300 personas murieron en este ataque químico hace justo una semana el peor episodio de esta guerra que dura más de dos años y que deja ya 100.000 muertos y dos millones de refugiados un millón de ellos, niños.