Vídeo: Erdogan lamenta la virulencia del terremoto debido a las frágiles viviendas de adobe en la región

8 de Marzo de 2010

Las imágenes de los equipos de rescate trabajando entre los escombros comienza a ser habitual. Esta vez ha sido la región este de Turquía la víctima de un temblor de magnitud 6. Al menos 57 personas han perdido la vida, un balance que el primer ministro, Tayyip Erdogan ha lamentado, asegura que la virulencia del seísmo se ha multiplicado por la vulnerabilidad de las tradicionales viviendas de adobe de la región. Los supervivientes asisten a las sucesivas réplicas, prefieren estos hogares a la intemperie que entrar en lo que queda de sus otros hogares, destruidos por el terremoto. Reclaman que sus casas se reconstruyan utilizando materiales más fuertes. Turquía está situada en un enclave tectónico en el que los terremotos son frecuentes. El último de magnitud 7,4 tuvo lugar en agosto de 1999 y causó la muerte de 18.000 personas.