Vídeo: BP envía al Golfo de Méjico un sistema para succionar el petróleo vertido

6 de Mayo de 2010

Una estructura de acero y cemento de más de 100 toneladas de peso es la gran esperanza para poder controlar de una vez el vertido. BP ya la ha embarcado con el mayor cuidado posible rumbo al pozo petrolífero que continúa contaminando las aguas del golfo de México.Su misión es succionar hacia la superficie todo el crudo que sale de estas grietas situadas a 1.500 metros de profundidad.Una operación pionera y muy compleja de la que no se sabe a ciencia cierta si tendrá éxito debido a la fuerte presión que debe soportar el armazón.Los directivos creen que estará instalado en un plazo de dos días y que en el mejor de los casos podría detener la salida del petróleo a partir del próximo lunes.Mientras se aguarda su llegada, en alta mar continúan trabajando decenas de embarcaciones que están ahora en el ojo del huracán por los miles de litros de sustancias químicas que vierten al día para reducir la marea negra. Según la petrolera estos disolventes apenas son tóxicos, pero para varios grupos ecologistas son incluso más dañinos que el petróleo por las consecuencias irreparables que dejarían en el fondo marino.