Vídeo: Electricidad útil con cada paso.

14 de Julio de 2013

Nos abren las puertas en Londres de Pavegen, una incipiente compañía tecnológica británica que rebosa juventud y talento. Pisa cada vez con más fuerza gracias a su baldosa inteligente, capaz de recoger la energía que generamos con cada paso, y hasta con cada salto, para transformarla en electricidad. Energía útil y suficiente como para iluminar las farolas de la calle por la que caminamos o las pantallas de información. Un invento que abre todo un abanico de posibilidades, incluso para el tráfico rodado, aunque su objetivo inicial son los transeúntes. El padre de la idea se llama Laurence Kemball-Cook, un joven de 26 años de edad que arrancó el proyecto en 2009 después de comprobar las limitaciones de la energía solar y eólica. Sus baldosas inteligentes se pueden utilizar "en lugares diferentes como estaciones de tren, centros comerciales, edificios, escuelas, oficinas y grandes eventos. En cualquier sitio donde haya gente es donde instalaremos nuestro sistema", dice Kemball-Cook. Su invento puede llegar a utilizarse incluso como felpudo, ya que recoge la energía que generamos al limpiarnos los zapatos. Estas baldosas se han probado con éxito recientemente en la Maratón de París y hasta durante unos días en la Gran Vía madrileña. El año pasado en los Juegos Olímpicos de Londres, registraron  más de 12 millones de pisadas capaces de recargar la batería de diez mil móviles durante una hora. El futuro de estas baldosas fabricadas con materiales reciclados depende ahora de abaratar su coste relativamente alto para hacer posible su implantación a gran escala en todo el mundo. En entornos urbanos su energía sería complementaria, aunque según apunta Miguel Alguero, científico del Instituto de Ciencia de Materiales del CSIC en Madrid, esta tecnología podría convertirse en algo casi imprescindible en localizaciones remotas, donde no hay más alternativa.