Vídeo: Difícil rescate de un niño chino atrapado en un pozo

20 de Noviembre de 2011

Un hombre de la provincia china de Shanxi descubrió de camino a casa que un niño había quedado atrapado en un agujero. Apenas se veían los pies en el fondo de un pozo de 30 centímetros de ancho y dos metros de profundidad. Los bomberos desplazados al lugar estudiaron bien el rescate. Tras limpiar la hierba de alrededor descubrieron que había un segundo agujero desde el que podían ver la cabeza y así controlar la respiración del pequeño. Entonces amarraron los pies con una cuerda y comenzaron a tirar hacia arriba mientras uno de ellos controlaba que el menor no se quedara sin oxígeno. Tras dos horas de duro trabajo el cuerpo del pequeño emergió del pozo. Los médicos valoraron su estado. No sufre heridas de gravedad. El menor ha pudo ir por su propio pie a la ambulancia que lo ha trasladado a un hospital local para un examen más completo de su estado.