Vídeo: La destrucción se apodera de Río de Janeiro

14 de Enero de 2011

La madrugada del miércoles trajo las inundaciones, el barro y la destrucción a la Sierra de Río de Janeiro, donde ya hay un balance de 508 muertos, y 14.000 damnificados, que han perdido sus casas o se han visto obligados a abandonarlas. La estampa es desoladora en la zona, ahora cubierta por el barro. La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, pudo comprobar ayer el desastre que han dejado las inundaciones, tras lo cual, ha prometido rapidez en las ayudas y en las labores de reconstrucción. Los perjudicados por esta catástrofe natural reciben ya alimentos, ropa y asistencia sanitaria, aunque muchos de ellos, siguen buscando dos días después a sus familiares desaparecidos. El éxodo continúa en el departamento de Río de Janeiro, porque la lluvia no cesa por el momento.