Vídeo: El FBI desarticula una milicia cristiana acusada de conspirar contra el Gobierno de EE UU

30 de Marzo de 2010

Ocho ciudadanos estadounidenses sospechosos de pertenecer a un grupo de fundamentalistas cristianos han sido acusados de planificar el asesinato de un policía en el estado de Michigan para más tarde llevar a cabo otro atentado violento contra otros agentes durante su funeral.  Un jurado de Detroit acusó a los ocho hombres, seis de ellos residentes en Michigan, dos en Ohio y otro en Indiana, de conspiración por asesinato, por intento de apropiación de armas de destrucción masiva, de instruir en la fabricación de explosivos y de poseer armas de fuego durante la perpetración de un crimen violento, según han informado la fiscal Barbara L. McQuade y el investigador del FBI a cargo de la investigación, Andrew Arena. Los ocho hombres están acusados de pertenecer a un grupo miliciano denominado Huntaree, con base en el condado de Lenawee (Michigan), y entre cuyos objetivos se encontraría el enfrentarse de forma violenta al Gobierno federal estadounidense.