Vídeo: Conmoción en Estados Unidos por el tiroteo en Arizona

9 de Enero de 2011

De la sala de prensa del hospital de Tucson ha salido la noticia más esperanzadora dentro de la tragedia. Las 12 personas que permanecen ingresadas por el tiroteo se recuperan favorablemente. Entre ellas, la congresista Gabrielle Giffords, que a pesar de seguir en estado crítico por un disparo a apenas 30 centímetros de la cabeza y que le atravesó el cerebro, ha podido comunicarse con los médicos después de la última operación.Su buena evolución hace que el equipo de cirujanos llegue a sonreír y se muestre ligeramente optimista. Aseguran que le han quitado parte del cráneo para aliviar la inflamación del cerebro, lo que más preocupa ahora.La bala le atravesó el hemisferio izquierdo, pero no llegó a explotar. Eso y la rápida intervención de uno de sus ayudantes, así como la primera operación quirúrgica, tan sólo 38 minutos después del ataque, han permitido que se mantenga con vida.Mientras la vida de la congresista pende de un hilo, el FBI continúa con la investigación. En la última hora han descartado la implicación de un segundo sospechoso. El presunto asesino, un joven de 22 años que fue detenido cuando trataba de recargar el arma, habría actuado solo en el tiroteo que le ha costado vida a seis personas, entre ellas una niña de 9 años que nació el 11 de septiembre de los atentados terroristas. Su ejecutor, según el sheriff, era un joven con problemas de conducta en el instituto que ya había realizado amenazas de muerte en el pasado, aunque ninguna de ellas contra la congresista.