Vídeo: El Cónclave que decidirá el futuro del catolicismo

9 de Marzo de 2013

Ocho reuniones necesitaron los 115 purpurados electores del Colegio Cardenalicio, para fijar el comienzo del Cónclave que elegirá al próximo Papa de la Iglesia Católica.Será el martes. Y será aquí, en la Capilla Sixtina de la Basílica de San Pedro del Vaticano.Los operarios se afanan en ultimarlo todo. Especialmente estas chimeneas. Las que avisarán al mundo, con su humo negro o blanco, de si ya hay nuevo Pontífice. En la mañana del 12 de marzo se celebrará una misa especial en la Basílica de San Pedro. Esa misma tarde los cardenales entrarán por primera vez en el cónclave. Cada uno escribirá en un papel el nombre de uno de ellos. Y se necesitarán dos tercios de los votos para elegir al Papa.Si no hay acuerdo en la primera votación, se continuará en la segunda jornada con otros cuatro escrutinios. Dos por la mañana y dos por la tarde. Con fumata negra matinal y verspertina si ninguno consigue los apoyos necesarios. Y así, hasta tres días consecutivos. En caso de no haber Papa, jornada de reflexión y debate. Y vuelta a empezar.Los cardenales ya están avisados. Nada de enviar o recibir mensajes de fuera del Vaticano bajo pena de excomunión. Además, los purpurados no pueden ni pactar ni adquirir compromisos de cara a la elección.Así lo dictan unas normas que siguen funcionando tras más de 2 mil años. Los ojos del mundo están puestos en esta Capilla, desde cuyas ventanas se presentará al próximo líder espiritual de casi mil doscientos millones de católicos en el mundo.