Vídeo: El burrito vestido de rosa

19 de Agosto de 2012

A sus tres semanas de edad, Primrose vive pegada a su madre aunque su caso es un poco especial. Vino al mundo de manera prematura y gracias a la ayuda de estas escayolas rosas camina por primera vez. Debido a su prematuro nacimiento los huesos de sus patas delanteras no se desarrollaron por completo pero gracias a su tozudez y al cariño de sus cuidadores está saliendo adelante. Ahora camina y camina, y claro, de tanto caminar al final Primrose acaba por tumbarse a descansar.