Vídeo: Atunes radiactivos de Fukushima

29 de Mayo de 2012

Los atunes analizados procedían de japón y fueron pescados en las costas de San Diego cinco meses después del tsunami que afectó a central nuclear  de Fukushima. Los ejemplares contenían dos sustancias radiactivas, cesio-134 y cesio-137 en a niveles mayores que en muestras anteriores y en otras especies. El resultado ha sorprendido a los expertos, que no esperaban que la radiactividad permaneciera durante tanto tiempo en estos peces tan grandes, que pueden crecer hasta los tres metros y pesar más de 450 kg. Lo normal es que estos enormes atunes japoneses hubieran metabolizado las sustancias radiactivas durante su travesía de más de 9.000 kilómetros por el Pacífico.Desde japón, el gobierno puntualiza que todavía no tiene datos suficientes para poder confirmar la información, ni para gestionar la situación.En cualquier caso los expertos insisten en que los niveles de radiactividad encontrados en estos paces son muy pequeños y que no suponen ningún riesgo para los consumidores.