Vídeo: "Su amiga me pidió perdón. No pude salvarla"

8 de Mayo de 2013

Es el llanto desesperado de la madre de Neriza Fojas, la enfermera filipina fallecida el lunes en el incendio de una limusina en California. "Su amiga me llamó pidiéndome perdón. No pude salvarla", cuenta su padre. Neriza y ocho amigas cruzaban el Puente San Mateo-Hayward el pasado sábado en una limusina. Al otro lado les esperaba una fiesta para celebrar que acababa de casarse, pero el fuego la convirtió en una tragedia. Las llamas acabaron con la vida de su hija, una chica generosa que trabajaba en Fresno y les enviaba dinero todos los meses, incluso para costear la educación de sus sobrinos. La última vez que hablaron con ella fue el mismo sábado. Por Skype, Neriza les enseñó los regalos que les había comprado. Unos regalos que nunca podrá entregarles.