Niños en Alepo. | Foto: UNICEF España