El presidente de Filipinas acabaría con los drogadictos como Hitler con los judíos

Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas, se ha comparado con Hitler y equipara su campaña antidroga con el Holocausto

Que.es 30 de septiembre de 2016

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, sube el tono de su ofensiva antidroga. Este viernes, en un acto oficial, se ha comparado con Hitler al afirmar que quiere acabar con los millones de drogadictos que dice que hay en el país. "Hitler masacró a tres millones de judíos. Ahora hay aquí tres millones de adictos. Me gustaría masacrarlos a todos", dijo el mandatario.

Con estas palabras recrudece el clima de tensión de un país en el que, en tres meses, han sido asesinados o han desaparecido más de 3.500 ciudadanos. "Queda más gente por matar, muchos perderán la vida hasta que saquemos al último traficante de las calles. Hasta que sea muerto el último productor de drogas, vamos a seguir y yo voy a seguir", ha añadido. Y todo ello con una intención: terminar con el problema del país y "salvar a la próxima generación", tal y como dice el presidente.

Duterte, consciente del eco de sus palabras, aprovechó la oportunidad para atacar a Estados Unidos y Europa: ""No me podéis llamar nada, no soy hipócrita como vosotros", dice en referencia al drama de los refugiados. "Cierran sus puertas, es invierno y ellos son inmigrantes escapando de Oriente Medio. Permiten que se pudran, ¿pero están preocupados por la muerte de 1.000, 2.000 o 3.000 personas?", se preguntó.

El actual presidente consiguió ganar las elecciones de mayo con la promesa de llevar a cabo una campaña que acabase con la droga y delincuencia en el país. Él mismo afirmó que "mataría 100.000 criminales" y reducir así con la criminalidad del país.