Bruselas identifica a los terroristas muertos y busca al yihadista huido

Las autoridades belgas han identificado a los dos kamikaze4sd que ayer se inmolaron en el aeropuerto de Zabentmen en Bruselas: Se trata de los hermanos Ibrahim y Khalid Bkraoui, y estaban fichados por la policía. Europa entera se vuelca en la busca y captura del tercer yihadista, quien logró huir tras el atentado.

Qué.es/Agencias 23 de marzo de 2016

Los sospechosos del atentado que ayer a primera hora sembró el caos en el aeropuerto de Zaventeme en Bruselas fueron señalados ayer en una imagen captada por las cámaras de seguridad, y que ya ha dado la vuelta al mundo. La pista la proporcionó el taxista que les llevó al aeropuerto, y que ayer recordaba que no le habían dejado ayudarles con las maletas, el lugar donde presuntamente llevaban las bombas. En la imagen se puede ver a tres individuos con carros portamaletas. Dos de ellos llevan un guante que, se sospecha, podría ser el detonador de las bombas con las que presuntamente se inmolaron. Y un tercero, ataviado con sombrero y chaqueta clara, que logró huir.

Las autoridades belgas han identificado a los dos kamikazes: los hermanos Ibrahim y Khalid Bakraoui, de 27 y 30 años, que ya estaban fichados por al policía y en busca y captura. Ibrahim había sido condenado a 9 años de prisión en Bruselas por disparar durante un robo a la policía. Por su parte Khalid había sido detenido por robo de vehículos. La Polícía sospechaba de su posible vinculación actual con el islamismo radical.

Todos los esfuerzos se centran ahora en la búsqueda del tercer terrorista y presunto cerebro del ataque ayer reivindicado por el Estado Islámico. Se trataría de Najim Laachraoui, un joven yihaduista de apenas 25 años que según la policía pudo estar también vinculado a los atentados del pasado mes de noviembre en Francia. Él habría sido el encargado de montar y coordinar los ataques terroristas. Se sabe que Laachraoui no murió, como sus compañeros en Zaventem.

EL ATENTADO DEL METRO

Sobre el atentado del metro en la estación de Maelbeek, en el que perdieron al vida 20 personas, son pocos todavía los indicios y muchas loas incógnitas. Ni siquiera se ha confirmado si el origen de la explosión fue una bomba o una taque suicida. La zona, en pleno barrio europeo en al capital, sigue tomada por un fuerte dispositivo de seguridad, con soldados y tanquetas desplegados.

Los ataques de ayer por la mañana fueron los más graves vividos nunca en la capital belga. El último balance de víctimas cifra en 34 los muertos y en 200 las personas heridas de diversa consideración.