Colombia y Venezuela se intercambian siete capturados

Colombia entregó hoy a Venezuela a dos presuntos narcotraficantes del clan del extraditado empresario Walid Makled y recibió del país vecino a un prominente jefe paramilitar y a otros cuatro nacionales capturados, entre ellos un homicida.

Bogotá, EFE 25 de julio de 2012

Los detenidos fueron intercambiados en el aeropuerto internacional de Maiquetía, que sirve a Caracas, por misiones de la Dirección de Investigación Criminal (Dijín), de la Policía Nacional de Colombia y de la Oficina Nacional Antidrogas de Venezuela (ONA).

Una aeronave policial colombiana transportó hasta el país vecino a los venezolanos y recogió a los cinco nacionales, entre quienes está "Diego Rastrojo", alias de Diego Pérez Henao, considerado el jefe de Los Rastrojos, banda de origen paramilitar.

La Policía Nacional precisó en un comunicado público que los extranjeros deportados son Víctor Rafael Reales Hoyos y Álvaro Luis Illera Ortiz, quienes habían sido detenidos el 16 de mayo pasado en la ciudad caribeña colombiana de Barranquilla.

Los dos hacían parte de la organización del venezolano Makled, detenido por la Dijín en la ciudad fronteriza de Cúcuta y extraditado a su país hace trece meses.

La Policía colombiana explicó que Reales e Illera están procesados como autores materiales de las muertes en el país vecino del médico veterinario Francisco Larrazábal Álamo, el 5 de enero de 2009, y el periodista Orel Zambrano, once días más tarde.

Al parecer, Larrazábal fue asesinado en represalia por el hallazgo de cocaína en una propiedad de Makled, mientras que a Zambrano lo mataron por sus denuncias sobre las actividades de narcotráfico de esta organización, según la misma fuente.

Además de "Diego Rastrojo", la comisión colombiana recibió en Maiquetía a una mujer de la banda de este jefe mafioso, a un profesor condenado a veinte años de prisión por homicidio y a dos miembros de un grupo de delincuentes colombianos que actuaban en el país vecino.

"Diego Rastrojo" fue capturado el 3 de junio pasado durante una operación binacional en una finca del estado Barinas en la que se encontraba junto a diez escoltas.

Hasta entonces, el considerado jefe de la banda criminal de Los Rastrojos era uno de los presuntos narcotraficantes colombianos más buscados por Estados Unidos, que ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares por informes que permitieran darle captura.

Pérez Henao, antiguo guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), perteneció a un cártel del departamento del Valle del Cauca (suroeste) y luego conformó Los Rastrojos, banda heredera de la desaparecida organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

El jefe mafioso está reclamado en extradición por Estados Unidos y también afronta en su país procesos por "narcotráfico, homicidio, concierto para delinquir, conformación de grupos armados y financiación del terrorismo", según lo recordado por las autoridades colombianas.