CONSPIRACIÓN

4 de febrero de 2012

Se han extendido ya por todo Egipto los disturbios. Con su goteo de muertos y heridos por aquí y por allá. Casi no parecen nada tras el terrorífico balance de 74 cadáveres sacados del estadio de Port Said. Que aquello tenía que tener consecuencias estaba claro. Porque algunas cosas no habían funcionado en absoluto, los servicios de seguridad y la policía, y otros demasiado bien, como la voluntad d...

Leer noticia completa en ABC.es