Clinton rechaza las amenazas de Gadafi a la OTAN

MADRID (Reuters) - La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, de visita oficial a España, hizo caso omiso el sábado a las amenazas del líder libio, Muamar el Gadafi de llevar la catástrofe a la OTAN, y afirmó que debería dejar el poder y permitir la transición democrática en el país del norte de África.

REUTERS 2 de julio de 2011

MADRID (Reuters) - La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, de visita oficial a España, hizo caso omiso el sábado a las amenazas del líder libio, Muamar el Gadafi de llevar la catástrofe a la OTAN, y afirmó que debería dejar el poder y permitir la transición democrática en el país del norte de África.

"En lugar de hacer amenazas, Gadafi debería anteponer el bienestar y los intereses de su propio pueblo y debería dejar el poder y ayudar a facilitar una transición democrática", dijo Clinton durante una rueda de prensa conjunta con la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez.

Jiménez añadió que la OTAN no cambiará su postura y mantendrá su campaña aérea contra Gadafi, que lleva 41 años en el poder y afronta una rebelión desde febrero.

"La respuesta de España y de la coalición internacional es mantener la unidad y determinación con la que hemos venido trabajando estos últimos meses", afirmó la ministra española.

"Vamos a seguir trabajando juntos, vamos a seguir manteniendo la presión militar y la presión política porque de esta manera estamos dando cumplimiento a los objetivos incluidos en la resolución 1.973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", indicó.

El viernes, Gadafi dio un discurso por teléfono a miles de simpatizantes reunidos en la plaza Verde de Trípoli en el que aseguró que se mantendrá en el poder y advirtió a la Alianza Atlántica que cese sus ataques aéreos o se enfrentará a " la catástrofe" y criticó la orden de arresto emitida el lunes contra él por la Corte Penal Internacional.

Clinton agradeció la contribución española a las misiones internacionales en Libia y en Afganistán, y señaló que ambos países "miramos con optimismo" la situación en los países del norte de África, como Túnez y Egipto, en los que sendas revueltas populares derrocaron a sus presidentes.

La secretaria de Estado estadounidense se reunió posteriormente con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y con el rey Juan Carlos, en sendos encuentros en los que no hubo declaraciones a la prensa.

LA CRISIS Y PALOMARES

Clinton también tuvo palabras para la difícil situación económica que atraviesa España, que trata de superar dos años de crisis pero aún tiene un nivel muy bajo de crecimiento y un paro que llega al 20% de los trabajadores, y afirmó que "bajo el liderazgo de Zapatero, el Gobierno español ha dado importantes pasos" para fortalecer las finanzas, reestructurar el sistema bancario y reforzar la competitividad.

"Comprendemos que es algo que lleva tiempo y paciencia en lograr esos cambios y es importante lograrlos hasta el final", dijo.

Ambas se pronunciaron sobre la limpieza de tierra contaminada en la localidad almeriense de Palomares tras el choque en vuelo de dos aviones estadounidenses sobre esta zona en enero de 1966, que provocó la caída de varias bombas nucleares que no llegaron a estallar pero sí emitieron radiación.

"Hemos recibido los equipos técnicos" estadounidenses, que han estado trabajando en España, dijo la ministra española. "Estamos muy satisfechos del apoyo que hemos recibido de parte del Departamento de Estado".

Clinton, por su parte, señaló que se ha creado un equipo en el Departamento de Energía para que viaje a España y trabaje en una "solución colaborativa".

"El Gobierno de (Barack) Obama se toma muy en serio la preocupación española", dijo.