La Policía londinense en las inmediaciones del Puente de Westminster.