Vídeo: Zapatero remodela su Gobierno bajo dos premisas experiencia y capacidad de comunicación

20 de Octubre de 2010

Una vez conseguida la estabilidad política y presupuestaria con la aprobación de las cuentas estatales para 2011, gracias al apoyo del PNV y Coalición Canaria, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado este miércoles, tras comunicárselo al Rey, una amplia remodelación en su Gobierno.La reestructuración de su Ejecutivo incluye la salida de la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, cuyo puesto ocupará Alfredo Pérez Rubalcaba, además de la salida de otros cinco ministros. El ministro de Interior, que mantendrá su cartera en Interior y será el portavoz del Ejecutivo, se convertirá así en el hombre fuerte del Gobierno y en mano derecha de Zapatero.En una rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa, Rodríguez Zapatero ha explicado que el primer movimiento de esa remodelación lo realizó la tarde del pasado domingo, pocas horas después de que él mismo negase en un mitin en Ponferrada (León) que fuese a realizar más cambios que ya anunciado en el ministerio de Trabajo.Zapatero ha explicado que las dos características fundamentales que ha buscado en las nuevas incorporaciones del Gobierno son una "extensa experiencia y gran capacidad de comunicación".Bajo esa premisa, Ramón Jáuregui, ex secretario de los socialistas vascos, pasa a encargarse del Ministerio de Presidencia; Miguel Ángel Moratinos deja la cartera de Exteriores, y su cargo pasa a ocuparlo Trinidad Jiménez; su puesto en el ministerio de Sanidad pasa a manos de Leire Pajín, que también asume la cartera de Igualdad; Valeriano Gómez sustituye a Celestino Corbacho al frente del ministerio de Trabajo; y Rosa Aguilar, hasta ahora consejera de Obras Públicas y Vivienda de la Junta de Andalucía, será la nueva ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino.Preguntado sobre si con la elección de Rubalcaba está aprovechando para señalar a su favorito para sucederle en el 2012, el presidente del Gobierno ha asegurado que la remodelación del Gobierno se hace en clave económica, para superar la crisis, y no en clave sucesoria.