Vídeo: Zapatero niega sumisión ante EEUU por el caso Couso

26 de Enero de 2011

"Ni sumisión, ni vulneración de derechos, ni intromisión en la justicia". De esta manera ha defendido el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la actuación de su Ejecutivo frente al caso Couso, el cámara de Telecinco fallecido en Irak en 2003. Se defendía de las palabras del portavoz de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, quien preguntó a Zapatero sobre las filtraciones de WikiLeaks que hacen referencia a las presiones sufridas por el Gobierno desde Estados Unidos para no investigar la muerte de Couso, así como los vuelos de la CIA o el cierre de la cárcel de Guantánamo. Zapatero considera que las filtraciones son "valoraciones de parte" y "no informaciones". "Valoraciones de quien redacta argumentos y posiciones con la finalidad de dar cuenta a sus superiores del desempeño de su trabajo", ha asegurado el presidente del Gobierno, quien opina que "todos los gobiernos defienden sus intereses" y que su Ejecutivo ha sido "siempre respetuoso" con los de Estados Unidos. "Pero siempre más respetuoso a la ley y a nuestros principios", ha concluido.  "No me convence su respuesta", ha respondido Llamazares en su réplica. "Sí son valoraciones de parte, que les acusan de delitos, de revelación de datos de sumarios secretos, de asesoramiento ilegal, de encubrimiento y de vulneración de los derechos de las víctimas", ha dicho el portavoz de IU, quien cree que el Ejecutivo debería "haber planteado una queja al Gobierno norteamericano". Llamazares considera que existen relaciones "de causa efecto" entre las presiones de EEUU y las actuaciones judiciales, y ha puesto varios ejemplos para demostrar tal relación. "No es la opinión de un embajador, son relaciones de causa-efecto que necesitan ser investigadas y que remiten a una sumisión y una complicidad del Gobierno frente a las víctimas españolas, vulnerando la independencia del poder judicial", ha concluido el portavoz. Ante esto, Zapatero ha asegurado que no existe "ni trato singular, ni una posición fruto de presiones" y que la instrucción penal sigue abierta. "Nuestra posición siempre ha sido de apoyo a la investigación, colaborando permanentemente".