Vídeo: Vecinos del barrio de Sarrià se plantean mudarse tras la aparición de ratas en sus hogares.

29 de Enero de 2013

Los vecinos afectados llevan dos meses mirando en cualquier rincón. Aseguran que las ratas campan a sus anchas por los conductos de aire del edificio. Han podido fotografiar una en el tendedero y también el rastro que dejan tras de sí: tubos y cables roídos. Lo comunicaron a la empresa que gestiona el edificio, de protección oficial,  pero tras una inspección no encontraron nada. Hay quien ha puesto hasta inhibidores. Una de las inquilinas, que está embarazada, ha precintado con plástico la campana extractora, y está pensando en mudarse. Otros ya han tomado la decisión de marcharse porque están hartos. Creen que el origen está en la guardería que hay en los bajos. Los responsables sin embargo insisten en que allí no han visto ninguna rata, y que los padres de los 80 niños no tienen de que preocuparse.