Vídeo: Varias reclusas participan en un curso de hostelería para intentar reintegrarse

12 de Abril de 2010

Sus vidas se truncaron el día que fueron detenidas en Barajas y condenadas a 9 años de cárcel. A pesar de su juventud algunas de ellas son madres y no han visto crecer a sus hijos. Pero ahora se sienten unas privilegiadas por haber sido seleccionadas entre 600 reclusas para un curso de hostelería. Los profesores aseguran que son alumnas ejemplares. Saben que el pasado marca pero piden una segunda oportunidad, pero hasta entonces un autobús las devuelve a prisión al terminar las clases.