Vídeo: Trampa mortal para las aves

31 de Marzo de 2011

Es el intento desesperado por evitar lo inevitable. Un poco de agua para limpiar la densa capa de aceite que ahoga a este pato. Pero al final nada, ha caído en una trampa mortal, pero su instinto le lleva a meter aún más la cabeza en el lodo tóxico. Son 60.000 metros cúbicos de hidrocarburos ácidos altamente tóxicos. En los años 80 y a muy pocos kilómetros de Madrid, se empezaron a vertir residuos de forma incontrolada. Hace dos, la consejería de medioambiente compró la finca para descontaminarla. La valló, pero las aves no entienden de paredes. Unas medidas que no llegan. La orilla de la balsa sigue plagada de aves muertas. El olor es irrespirable y a diario patos, garzas y cernícalos  caen en esta trampa de 12.000 metros cuadrados.