Vídeo: Tragedia ferroviaria en Santiago

29 de Julio de 2013

Poco antes de la medianoche, Francisco José Garzón, el maquinista del Alvia siniestrado el pasado miercoles, salía de los juzgados de Santiago, rodeado por un nube de fotógrafos.Francisco José Garzón ha declarado ante el juez durante casi dos horas, en las que admitió haber cometido una imprudencia. Ha quedado en libertad con cargos por 79 homicidios imprudentes y varios delitos de lesiones.Se le ha retirado el pasaporte y tendrá que acudir al juzgado una vez a la semana. Además, queda inhabilitado provisionalmente para conducir cualquier tipo de tren.Poco antes de las seis y media de la tarde, Francisco José Garzón, llegaba a los juzgados en el límite del plazo máximo de 72 horas de la detención legal.Los agentes formaron un cordón para alejar a la prensa. El coche policial entró por el garaje con el detenido esposado, con gafas de sol y un visible hematoma en la cabeza.El juez Aláez ha dejado a los letrados examinar el abultado atestado policial antes de comenzar a tomar declaración al detenido.Garzón ha respondido ante el juez las preguntas que se negó a contestar a la policía. Ha reconocido el exceso de velocidad al tomar la curva de Angrois. Aseguró haber pasado por ella 60 veces por lo que conocía el trayecto.La investigación no descarta ninguna hipótesis y se analizan la seguridad de la vía, la señalización de los tramos, y los sistemas de seguridad y de comunicación de la cabina.