Vídeo: "Todo se caía, no sabíamos a dónde ir"

15 de Enero de 2012

Este domingo, varios pasajeros que iban a bordo del Costa Concordia han aterrizado en el aeropuerto de El Prat sanos y salvos. La experiencia del hundimiento les ha marcado. Un matrimonio de mediana edad que viajaba con su nieta explica que el momento de más tensión y caos fue cuando acudieron hasta las lanchas salvavidas. Otra mujer, que ha tenido que ser atendida por una crisis de ansiedad, denuncia que lo peor fue la espera. "Fue una pérdida de tiempo, si nos hubieran dicho desde el principio que nos preparásemos para salir hubiera sido todo más fácil". Algunos pasajeros son más críticos aún con la compañía y aseguran que fueron engañados. "Escuchamos un mensaje en varios idiomas diciendo que todo estaba bajo control, pero era mentira".