Vídeo: Sorpresa e incredulidad en el entorno del trabajador del Samur Social detenido

15 de Noviembre de 2012

Nadie en el polideportivo del Parque Móvil, donde Rafael Prado era monitor de natación, podía sospechar lo sucedido. Todos le definen como un hombre trabajador, serio, responsable y de trato exquisito, tanto que incluso muchos padres pedían que fuera él quien diera clase a sus hijos. Los resposnables de la piscina y sus compañeros se niegan a creer que hubiera colocado cámaras en los vestuarios, para grabar a los chavales. En el edificio donde tiene su sede la Asociación Juvenil San Cristóbal, con la que el detenido organizaba campamentos, nadie sabe nada de él. Encontramos su nombre y el de su mujer en el buzón, pero son pocos los que se los cruzaron alguna vez.