Vídeo: Ni un solo avance

29 de Mayo de 2010

Intercambio, breve a los ojos de las cámaras, de impresiones.... Luego ha habido más. Al final, el Gobierno se ha sumado este fin de semana a la negociación de reforma laboral. Sin imágenes, ha sido a puerta cerrada, y sin resultado. Aunque han estado las cabezas negociadoras. Imposible acercar posturas, dicen los sindicatos, pero queda fin de semana para seguir con la negociación. Desde fuera continúan las llamadas de atención. La exigencia comunitaria pasa por eliminar la dualidad del mercado laboral español. Con trabajadores fijos, muy protegidos, y temporales, con mucha precariedad.  El problema es el método para llevarlo a cabo. Los sindicatos son reacios a ampliar los contratos con una indemnización menor, porque supone abaratar el despido. Y esa es una de las principales peticiones de los empresarios. Posturas muy enfrentadas, con un denominador común. Y así están las cosas desde hace dos años, cuando comenzó la negociación. Hubo una gran posibilidad de acuerdo hace justo un año, pero se descolgó la patronal. Entonces se frenó la reforma. Ahora sin consenso, el Gobierno deberá buscarlo en el Congreso para sacar adelante un nuevo proyecto de mercado laboral.