Vídeo: Un sevillano se ve obligado a recoger objetos usados y venderlos para subsistir

26 de Abril de 2013

Esta es la historia de Rafael, y su letrero. Unas palabras hacía la calle que anuncian las ventas de cosas usadas que le ayudan a tirar hacia delante.Rafael afirma que lo coge todo, que dice a todo que sí, que algún partido espera sacarle. Rafael se ganaba la vida como profesor de autoescuela, y a los 58 años tenía la vida resuelta. Un buen sueldo y casa en la playa. Pero un derrame cerebral mientras conducía hizo que tuviera un accidente de tráfico con secuelas que le dejaron sin nada. Rafael cuenta que aquel accidente le dejó secuelas físicas y psicológicas. Ahora, la hipoteca de aquella casa en la costa que compró en los buenos tiempos se lleva casi toda la pensión que recibe.  Arreglar y vender los objetos que le dan es la única salida que encuentra. Unos días gana 20 euros, dice, otros 50, es lo que tiene para comprar comida.Es la historia de Rafael y su letrero, pero podría ser la de cualquier español por el que haya pasado la crisis y la mala suerte.