Vídeo: Responder por el asesino cuando también eres una víctima

8 de Noviembre de 2012

Sonia tenía tan sólo 26 años cuando su padre se saltó la orden de alejamiento y asesinó a su madre atropellándola con su coche, pero en la vida de esta mujer el recuerdo de aquello aún sigue vivo. Desde ese fatídico día Sonia tuvo que afrontar no sólo los daños psicológicos sino también los económicos. Como heredera de su padre pagó los gastos del juicio, de la indemnización de un vecino que intentó socorrer a su madre y resultó herido y, por si fuera poco, también las facturas pendientes del coche con el que se produjo el asesinato. Para afrontar tanto gasto Sonia ha tenido que pedir un crédito bancario. Pero no es la única. Ellas y otras víctimas en su misma situación se han unido para pedir que cambie la ley y que no sean los hijos los que tengan que pagar las deudas de sus padres.