Vídeo: Respeto hacia la carabela portuguesa

2 de Agosto de 2010

Las playas de La Concha, Ondarreta, la Zurriola y la isla Santa Clara despertaron con bandera amarilla por alerta de medusas, y lo mismo ocurrió en las de Zarautz y Orio. Durante la mañana, los socorristas de la Cruz Roja estuvieron recogiendo y apartando a estos seres de la arena y echándolos a las papeleras. Pese a la advertencia, algunos ciudadanos procedieron a darse un breve chapuzón y los piragüistas también dieron un par de paladas por la bahía. Los que más, no obstante, paseaban arriba y abajo por la orilla de La Concha. Éste era el caso de José Luis Cea, un hombre que caminaba por la misma con su mujer y su hija. Fue la primera vez que Cea vio una carabela portuguesa. Hasta ahora, según afirmó, sólo "había visto medusas de las marrones" y nunca una con colores tan vivos y con una "cola tan larga". Es más, según relató, el año pasado le picó una de las "marrones", pero no fue nada grave, "con aplicar un poco de amoniaco" en la herida se le pasó cualquier efecto. Pero con la carabela portuguesa las cosas no son tan simples. Este paseante había estado hablando con socorristas de la Cruz Roja, quienes le informaron que los efectos de una picadura de la physalis pueden ser más virulentos y que su picotazo "puede incluso paralizar el cuerpo humano". "Sólo con ver el color que tienen ya se puede adivinar que son más peligrosas", expresó, al tiempo que agregó que este animal marino "te infunde un poco de respeto".