Vídeo: Recibimiento de campeona para una madre coraje

4 de Mayo de 2013

Eva Giménez, ha regresado esta tarde a Barcelona, después de haber completado la carrera extrema Titan Desert en Marruecos.Después de recorrer 600 kilómetros por el desierto de Marruecos, el abrazo de sus hijos es la mejor recompensa.Eva se enfrentó a la carrera sin ser deportista profesional y después de entrenarse durante solo 3 meses. Y todo para recaudar fondos para investigar la rara enfermedad que padece su hijo pequeño, Nacho. Le diagnosticaron el Síndrome de Dent, una anomalía genética que le afecta al riñón. Se lo detectaron cuando tenía un año.El camino ha sido complicado. A la dureza de la carrera se suma la enfermedad de Eva. Padece esclerosis múltiple. Reconoce que estuvo a punto de abandonar pero que la imagen de su hijo Nacho en el hospital le dio fuerzas. "Mis piernas parecían nuevas", asegura.Dice que ni las quemaduras ni las tendinitis que ha sufrido han logrado apartarla de su objetivo.Además esta madre no se cansa y ya está pensando en su próxima aventura para seguir luchando por Nacho.