Vídeo: Querían echar a sus inquilinos para poder vender el edificio.

26 de Marzo de 2012

Tras 7 años de litigios, la audiencia de Barcelona ha dado la razón a Felip y a los otros 4 inquilinos de una finca porque ya no tendrán que dejar su casa. La Audiencia de Barcelona ha tumbado la sentencia que los obligaba a abandonar las viviendas en las que viven desde hace 30 años y por las que paga un alquiler de 200 a 400 euros. Además, obliga a los propietarios a arreglar grietas, humedades, patio de luces desconchado...  Aseguran que los dueños habían abandonado a propósito el edificio; que incluso pagaron a unos operarios para destrozar los pisos que estaban vacíos para dejarla en ruinas.Es una finca situada cerca de la nueva estación del AVE, una de las zonas más revalorizadas de la ciudad.