Vídeo: Un pueblo vallisoletano vive con miedo la salida de prisión del "violador del ascensor"

24 de Noviembre de 2013

La vida en Honcalada, un pequeño pueblo vallisoletano, anda revuelta.  Desde que Pedro Luis Gallego salió de prisión hace 10 días, la gente no se atreve casi a salir de sus casas.  Viven pendientes de si en la casa de su cuñado se encienden las luces o se levantan las persianas.Aquí la gente no habla de otra cosa porque no han olvidado el pánico que provocó en la provincia en los años 90 cuando fue condenado por el asesinato de dos jóvenes y 18 violaciones.