Vídeo: El PSOE celebra tres décadas de la llegada al poder de Felipe González

2 de Diciembre de 2012

Justo un 2 de diciembre de 1982 Felipe González tomó posesión como presidente del Gobierno. Arrancaba así una andadura que le mantuvo en el poder durante 14 años. En total, cuatro legislaturas marcadas por los avances y la consolidación de la democracia, pero salpicadas también por casos de corrupción, descontento social y crisis. Tres décadas después, sin embargo, su figura sigue siendo una referencia. No en primera línea, pero continúa casi tan activo como antes.  Los suyos le han recibido con un vídeo. "Soñamos con la democracia y funcionó; soñamos con la libertad y funcionó; soñamos con los derechos y funcionó. Gracias Felipe", proclamaban las imágenes.Y todos han querido dárselas directamente, estar con su jefe de filas. Algunos haciendo un verdadero esfuerzo, como un ya recuperado Miguel Boyer. Fieles a la fidelidad, como José Barrionuevo. Con su primer gabinete al frente. Con casi todos. Había un hueco con una rosa para Ernest Lluch, asesinado por ETA. Los que sí estaban allí han seguido atentamente cómo González recordaba lo abrumado que se sintió por primera vez como presidente del Gobierno."Iba a decir de una manera... estaba acojonado".Charla distendida ante los suyos para abordar los problemas de hoy en día, empezando por los del propio PSOE."Uno de los problemas que tenemos, que no tenemos vocación mayoritaria", incidía el ex líder socialista."Eso nos tiene que llevar a avanzar en radicalismo reformista, como hicimos en el 82", añadía Alfredo Pérez Rubalcaba. "Pero eso no supone partir de cero ni hacer tabla rasa, al contrario", explicaba el secretario general del PSOE.Porque también José Luis Rodríguez Zapatero ha tenido hoy su reconocimiento. Y más cuando el PP le sigue achacando la crisis."No me preocupan tanto los recortes como la liquidación de los fundamentos de la cohesión social y el estado de bienestar", sentenciaba González. Logros que sigue reivindicando, aunque reconoce que hay que mejorar, también la democracia y el papel de los partidos, que deberían abrir las listas."Tiene riesgos, pero ésa es la aventura democrática"."¡HAY QUE ESCUCHAR A LAS BASES!", le gritaba una espontánea desde el público."Yo soy la base", respondía de inmediato. "Hace 16 años me fui del Gobierno. Me echaron".Directo, nunca indiferente, Felipe González, el jarrón chino que hoy sí el PSOE ha querido volver a exhibir con toda su intensidad.