Vídeo: Se prueba con éxito en perros una vacuna contra el Alzhéimer

11 de Febrero de 2011

La vacuna diseñada por la empresa aragonesa de biotecnología Araclon contra el mal de Alzhéimer se encuentra a punto de entrar en la fase uno de la investigación clínica, en la que se comprobará en humanos la toxicidad de la medicina. Sin embargo las investigaciones preclínicas de la vacuna se desarrollaron en Lugo, en perros del hospital veterinario Rof Codina.Un equipo de investigadores de la facultad de Veterinaria de Lugo, dirigido por el profesor Germán Santamarina, colabora con el grupo de investigación de Araclon y se ocupó de probar en perros cuatro preparados que el laboratorio aragonés diseñó para luchar contra el alzhéimer en su fase inicial.Las pruebas se realizaron en perros de experimentación del centro y no tuvieron efectos secundarios en los animales. De los cuatro preparados iniciales, se seleccionaron dos, los que resultaron más eficaces porque generaban mayores niveles de anticuerpos y eran más persistentes en el tiempo frente al amiloide que provoca alzhéimer. La producción de placas amiloides es uno de los síntomas de la enfermedad, presente también en el síndrome de deterioro cognitivo que sufren los perros, de ahí la idoneidad de estos animales para probar medicamentos contra esta patología.La siguiente fase del experimento en el Rof Codina consistió en volver a probar esas dos vacunas para comprobar cuál de ellas aportaba mayor calidad de anticuerpos.Posteriormente Araclon encargó la preparación de viales industriales a la empresa que se encargará de ello y luego se realizó una prueba más en el Rof Codina con el preparado en su presentación comercial. Se volvió a comprobar que era eficaz, sin efectos secundarios ni locales, ni sistémicos, ni neurológicos y el medicamento pasó entonces a la siguiente fase de ensayo.Hace un año aproximadamente la compañía consiguió la patente europea y en marzo, según los cálculos del equipo zaragozano, se iniciará el ensayo con humanos en Austria, donde una empresa experta en la monitorización de ensayos clínicos aplicará la vacuna a 48 pacientes para probar que no es tóxica ni tiene efectos secundarios.En esta fase se harán dos estudios, cada uno de ellos con una formulación distinta para ver cuál funciona mejor. Cada estudio contará con la participación de 24 pacientes.En los ensayos se administrará una sustancia a los enfermos que produce una respuesta del propio sistema inmunológico del individuo. Dicha respuesta produce unos anticuerpos que son los encargados de eliminar el beta amiloide 40 y 42 soluble que se encuentra en el paciente. Así se impide la formación de las placas amiloides en el cerebro que producen neurodegeneración y, por tanto, como mínimo, se conseguiría eliminar una de las principales lesiones cerebrales asociadas a la enfermedad.No obstante, el objetivo de la vacuna no es eliminar esas placas, como buscan muchos fármacos, sino evitar que se formen más, ya que estas placas están adheridas a vasos sanguíneos que pueden romperse si se diluyen, provocando lesiones.En la fase II, que se estima se desarrolle entre mediados y finales de 2012, se irán buscando indicios de eficacia y pautas de tratamiento adecuadas. Hasta 2017 o 2018 no se podrá contar con esta vacuna en el mercado.La vacuna de Araclon es una vacuna terapéutica activa, es decir, que no previene la enfermedad pero sí la frena e impide que progrese. En el mundo se están probando otras, la mayoría pasivas, en la que se administran directamente los anticuerpos, un sistema más caro e invasivo.Los perros sufren un deterioro cognitivo similar al alzhéimer humano, por eso son especialmente indicados para las pruebas.Ésta es la primera vez que se desarrolla en España una terapia semejante contra el mal de Alzhéimer y supone también una de las pocas en el mundo.