Vídeo: Las prostitutas de Barcelona están notando los efectos de la nueva ordenanza

26 de Septiembre de 2012

El problema del sexo de pago en el centro de Barcelona, lejos de solucionarse, se ha trasladado a otras zonas. La nueva ordenanza del Ayuntamiento está provocando que paguen menos clientes porque, si les pillan, deben pagar una multa de alrededor de 1.000 euros. Además, si les cogen manteniendo relaciones sexuales, la sanción puede llegar a los 3.000. Ellas, están bajando las tarifas y en algunos casos llegan a ofrecerse por apenas 10 euros. Saben que tienen menos clientes y no se pueden permitir perderlos. No obstante, buscan alternativas yendo a zonas menos vigiladas pero donde tampoco son bienvenidas por los vecinos. Otras, prefieren buscar turistas en el paseo marítimo que desconocen la ordenanza y, por tanto, las sanciones a las que se exponen.