Vídeo: Más presión contra el robo de cobre

16 de Marzo de 2013

Desde cables hasta farolas de alumbrado público. 5000 agentes han inspeccionado, de golpe y por sorpresa, casi 800 chatarrerías. El balance, 10 detenidos y 50 imputados. Es un auténtico quebradero de cabeza desde hace 7 años. Ni siquiera un Plan Nacional especialmente diseñado para eso ha podido evitar que estos robos hayan aumentado un cincuenta por ciento. "Increíble, pero hemos sufrido un robo de 25 kilómetros de línea eléctrica en pleno Pirineo", se lamenta Jesús Galloso, comandante de la Guardia Civil. Pero es difícil poner puertas al campo. Y más cuando la necesidad aprieta. "Y el cobre se puede traducir en dinero fácilmente. Si podemos incidir sobre eso evitaremos el robo de cobre", apunta Galloso.De ahí la inspección de los centros de tratamiento, los receptores de ese material sustraído. Muchas veces ni lo saben, porque les llega ya troceado. Se convierten en centros de blanqueo de cobre ilegal. "Ese paso es sobre el que nosotros hemos considerado que está el centro de gravedad de esta problemática", apunta el comandante del Instituto Armado, "porque el que roba, el problema es la falta de reproche penal". Para eso está previsto que se endurezca el código penal. Mientras tanto, las fuerzas de seguridad seguirán haciendo su trabajo. Nunca mejor dicho por tierra, mar -controlando los puertos por donde sale buena parte del material- y por aire. "Dentro de este plan de intensificación estamos desplegando los helicópteros. ¿Para qué? Para que supervisen determinadas zonas. ¿Por qué? Porque esta gente, que se dedica a robar grandes cantidades, van perfectamente armada, con su camión, con su grúa, etcétera, etcétera", explica Jesús Galloso. Y, por supuesto, contando con la colaboración ciudadana. Cualquier movimiento sospechoso no dude en denunciarlo.