Vídeo: Preocupación ante la posible huelga de controladores aéreos en el sector turístico

5 de Agosto de 2010

Los empresarios hoteleros muestran su gran preocupación ante la posible huelga de controladores aéreos anunciada para la segunda quincena de agosto. Desde la patronal hotelera a nivel nacional calculan que la huelga podría ocasionar unas pérdidas para el sector de un mínimo de 40 millones de euros al día y de hasta 600 millones si hay una paralización total del sector aéreo, y por tanto también del turístico.Por ello, el secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Ramón Estalella, ha calificado de "muy indignante" que un "pequeño" colectivo tenga en su mano "el pan de tres millones de trabajadores y de cerca de 400.00 empresas".Dicen que la incertidumbre de saber o no si finalmente habrá huelga, es tan negativa como si la huelga ya fuera definitiva, debido a la tendencia de elegir ir de vacaciones a última hora, que cada vez es mayor. Según Estalella, entre el 25 y el 30 por ciento de los clientes que viajará en agosto todavía no ha reservado sus vacaciones. Desde la Consellería de Turismo ya han constatado que las cancelaciones van a afectar sobre todo a las reservas de última hora. Aseguran que turistas británicos y alemanes que tenían pensado pasar sus vacaciones en la Comunidad Valenciana a partir del 15 de agosto, están ya buscando otros destinos turísticos como Italia o Grecia.Los hoteleros señalan que sobre todo la tercera semana de agosto, es crucial ya que es la más fuerte en lo que a ocupación se refiere de todo el año, por lo que esta incertidumbre, puede causar fuertes pérdidas económicas al sector en un año al que hay que sumar la crisis, la subida del IVA y los recientes problemas que creó la nube tóxica del volcán islandés en el espacio aéreo europeo.El sector teme que la imagen que estamos dando al exterior golpe duro al turismo, que supone el 10 por ciento de nuestra riqueza.Desde la Federación de Hoteleros de la Comunidad Valenciana, hacen un llamamiento a los controladores aéreos y les piden que piensen en las consecuencias que puede tener la huelga para muchos trabajadores españoles que viven del turismo. Y mientras, los pasajeros en vilo sin saber si podrán irse de vacaciones o regresar tras su descanso. Cuatro millones podrían quedarse atrapados en los aeropuertos, ya que entre el 16 y el 20 de agosto hay programados 27.500 vuelos.